Quiero acercar la conexión con la naturaleza a los espacios interiores

Esta irundarra amante de la naturaleza ha creado ‘Ixkin Berdea’ para llevar los bosques al interior de nuestras casas u oficinas.

Nora Loidi Yarza – Creando rincones verdes

Fuente: DV –YLENIA BENITO* BIDASOANDV@GMAIL.COM

Ya estamos en primavera. Las lilas de la casa Beraun están preciosas. Qué brillo. Qué color. Me encanta desviarme de mi camino para verlas. También las de la Avenida Iparralde. Qué rinconcito más bonito. Y qué me decís de los cerezos de Luis Mariano. Así da gusto pasear y más ahora que también podemos saborear un helado de Papperino. Lo cierto es que no nos podemos quejar. Tenemos mucho verde y muchas flores a nuestro alrededor, ¿pero te imaginas tener esa naturaleza aún más cerca? Sí, en el salón de tu casa. O en tu oficina. O en tu txoko de lectura. ¿Te imaginas un rincón verde lleno de vida en casa? Imagínalo porque Nora lo hace realidad. Esta irundarra tiene la fórmula para que con solo una mirada te sientas en el bosque, para que tengas un pedacito de naturaleza en casa. Un rincón verde. ‘Ixkin berdea’, así se llama el proyecto de Nora Loidi con el que diseña y crea jardines verticales liofilizados. Solo tienes que imaginarte en el monte, en el bosque o frente a las lilas de la casa Beraun. Nora te lleva esa sensación a casa para que tengas tu propia ‘ixkin berdea’.

–En estos tiempos tan digitales, Nora, tú ofreces conexión con la naturaleza…

–(Risas) ¡Eso es! Creo que con todo lo que está pasando, además, es más importante que nunca mantener ese contacto con el mundo natural, con la naturaleza. Cuando nos ha tocado estar en casa, cuánto hemos echado de menos salir y pasear, respirar o sentir el monte y su naturaleza. Mi intención es acercar esa conexión con la naturaleza. Llevarla a los espacios interiores.

CUIDADOS «Estos jardines no necesitan cuidados, solo hay que quitarles el polvo de vez en cuando» MATERIALES «La liofilización no es otra cosa que extraer el agua de las plantas, por eso son reales y ecológicas»

–¿Pero puede esa naturaleza o bosque sobrevivir en el interior de una casa, por ejemplo?

–Sí, porque lo que yo hago es diseñar y crear jardines verticales con elementos de la naturaleza liofilizados. La liofilización no es otra cosa que extraer el agua a las plantas, así que no necesitan de cuidados. Lo único que hay que hacer es cuidar que no les dé demasiado la luz directa y quitarles el polvo de vez en cuando.

–La solución perfecta también para aquellas personas que, como yo, no saben ni cuidar un cactus.

–(Risas) Sí, sí. Estos pedacitos de naturaleza no necesitan de cuidados. No se te van a morir como cualquier otra planta natural.

–Habrá quién diga que para eso están las plantas de plástico…

–No, por favor. Cuando voy a un sitio y veo que tienen plantas de plástico me enfado muchísimo. Los jardines liofilizados son reales y ecológicos. Esto es importante. Yo no quiero llenar las casas o las oficinas de plástico, las quiero llenar de naturaleza. De otra vida.

–¿Cómo es el aspecto de los jardines liofilizados?

–Como un jardín natural. Los tocas y la textura, de verdad, es como el de una planta en el bosque. No es un plástico tieso.

–¿Y de dónde surge la idea de crear ‘Ixkin Berdea’, Nora?

–Yo estudié Medio Ambiente y Paisajismo. Me apetecía crear algo que uniese mis dos pasiones. Siempre he sido una chica verde, me encanta la naturaleza. Creo que la palabra ‘biofilia’ me define a la perfección. (Risas) Yo en el bosque o en el monte siento una gran conexión. Puedo estar horas y horas paseando, sacando fotos a todo… Necesito de esa naturaleza, la verdad.

–Intuyo que el confinamiento no habrá sido fácil…

–Uy, no. Lo pasé mal, sí. Necesitaba que nos dejaran salir e ir al monte. Creo que el primer día que nos pusieron horarios para salir, lo primero que hice fue ir a Peñas.

–¿Es entonces cuando te lanzas a crear ‘Ixkin Berdea’?

–Todo empezó antes. En el 2019 me propusieron un proyecto en un centro de pilates de Vigo. Dudé un poco,pero al final me animé y en diciembre fui a crear allí el primer rincón verde con la ayuda de mi prima. Fueron unos diez metros cuadrados y disfruté muchísimo. Esas navidades es cuando empecé a darle vueltas en serio a la idea de crear algo.

–¿Por dónde empezaste?

–Empecé por colgar algunas fotos en Instagram. Mis amigas compartían lo que hacía y de repente me llegó un encargo desde Durango. Una chica me pidió un cuadro. Y ahí es cuando surgió la idea de hacer no solo rincones o jardines verticales, sino también pequeños cuadros llenos de naturaleza.

–¿Y cómo creas estos jardines de interior?

–Bueno, mi aita y mi ama tienen la casa que parece un botánico. (Risas) Aquí tengo todos mis materiales con los que voy componiendo los cuadros o los jardines. El material, musgos y líquenes principalmente, lo compro liofilizado a proveedores de Noruega o Finlandia. Allí trabajan mucho con estos materiales y cada vez se están haciendo cosas más bonitas. Hay colores preciosos.

–¿Cualquier rincón es apto para un jardín así?

–Sí. En Donosti hay uno en una farmacia y en Mondragón en una peluquería. Y en La Bioteka de Irun podéis ver los cuadros que hago, ¡Oscar los ha puesto en el escaparate! Yo animo a la gente a que no tenga vergüenza de preguntar. Estoy trabajando la página web y ahí, en ‘ixkinberdea.com’, tengo ya fotos y bastante información. Pero que escriban y pregunten porque me adapto a cualquier rincón.

–El nombre ‘Ixkin Berdea’ ya es una declaración de intenciones…

–Quería poner el color verde seguro porque es mi color preferido. Siempre llevo algo verde encima (Risas

Nora diseña y crea jardines liofilizados que no necesitan cuidados y que nos conectan con la naturaleza. / F. DE LA HERA
Comparte este artículo

Facebooktwitterpinterestlinkedintumblrmail

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *